MIENTRAS ARDE LA CRISIS ECONÓMICA EN ARGENTINA «ALBERTO FERNÁNDEZ BUSCÓ AYUDA EN LA OPOSICIÓN»

#JuntosporelCambio

El dólar esta imparable, la inflación incontrolable. El problema no es uno solo sino todas las decisiones económicas que tomo el gabinete y equipo de Alberto Fernández.

El peronismo en materia económica nunca a aprendido del pasado y vuelve a repetir los mismos errores que le sacaron el poder a Cristina Fernandez de Kirchner y regreso la derecha a gobernar Argentina. El pais en su momento no estuvo preparado para tantos cambios de rumbo que intento realizar Juntos por el Cambio como la quita de las retenciones a la mayoria de los productos alimenticios que eran exportados. Hoy la soja con tantas retenciones es mas fácil intentar el contrabando que la venta legal para ayudar la economia y el desarrollo del país.

Además Juntos por el Cambio saco el Cepo al dólar y libero el tipo de cambio, si bien el dólar paso de 13 a 40 en poco tiempo, hoy los Argentinos sabemos que era lo mejor.

Alberto no solo limito mas el cepo que impuso Mauricio Macri cuando perdió las elecciones por la desconfianza del mercado financiero y que el dólar no dispare hasta entregar el bastón presidencial, sino que sumo un impuesto al dólar oficial y luego otro más.

El primer cambio importante de acción de la nueva ministra de economía no fue sacar esos impuestos que encarece el dólar sino fue aumentar un 10% llevando al borde del colapso a la economía en menos tiempo de lo previsto.

Ya no se puede esconder los números, ya no se puede seguir imprimiendo más billetes para poder pagar los planes sociales, ya no se puede sumar otro impuesto más ni otra retención más. Si el gobierno no se encamina esto llevará a una hiper inflación y una crisis económica parecida al 2001.

En ese contexto Alberto Fernández intento buscar ayuda o un acuerdo con sus enemigos declarados «como lo dicen en el Frente de Todos » el limite es Macri.

La propuesta empujada en silencio desde la Casa Rosada ya fue rechazada por los principales dirigentes de Juntos por el Cambio, que desconfían de las intenciones políticas de Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

El dólar libre a $317, el riesgo país en alza y las reservas públicas en constante evaporación aceleraron -de nuevo- las internas palaciegas. Pero con una novedad política extra: la inacción de Alberto Fernándezante la corrida financiera, la presión de los movimientos sociales afines y la marcha de la CGT -que se presume aliada al Gobierno- ya causa fuertes críticas entre sus ministros y secretarios de confianza.

La propia tropa del jefe de Estado aún no entiende por qué no toma la iniciativa política, exige a CFK que aparezca al lado de Batakis -tras el revoleo de Matías Kulfas y Martín Guzmán- y descarta el uso de las redes sociales para cargar contra sectores del poder real que necesita -al menos- en una situación de aparente neutralidad.

En Olivos ya saben que Cristina, Máximo Kirchner, La Cámpora y el Instituto Patria no harán nada para aliviar el peso que carga Alberto Fernández. En las cercanías del Presidente creen que se quedarán en silencio, ejecutando una peculiar maniobra interna que puede conducir a la distopía institucional.

La posibilidad de abrir una negociación con Juntos por el Cambio hubiera aportado cierto oxígeno a la administración justicialista. Pero nadie acompañó -en Gobierno- al importante funcionario del Poder Ejecutivo que adelantó esa iniciativa y que juega en los dos campos de la interna oficialista.

Alberto Fernández aún no tiene plan para frenar la corrida cambiaria que se inició hace 48 horas y ya asumió que está solo junto a sus circunstancias.

PUBLICIDAD