ATRAPARON EN EUROPA A UNO DE LOS HERMANOS FARIÑA BUSCADO INTERNACIONALMENTE POR LA CUASA DE ESTAFA PIRAMIDAL EN IGUAZÚ

#PuertoIguazú

Diego Fariña (57), uno de los hermanos buscados internacionalmente por una causa de estafa piramidal cometida en Puerto Iguazú, fue detenido en Europa durante un procedimiento ejecutado por Interpol, según consignaron altas fuentes.

Las fuentes consultadas señalaron que la captura de Fariña se concretó en Madrid hace unos quince días y ya fue notificada al Juzgado de Instrucción Tres de Puerto Iguazú, a cargo del magistrado Martín Brítez, quien ya inició los trámites de extradición del hombre hacia la Argentina para que sea sometido a proceso.

Hasta el momento no trascendieron las circunstancias de la detención, pero la captura de Fariña, que estaba prófugo desde agosto cuando comenzó a recibir múltiples denuncias en Iguazú, fue confirmada e incluso las fuentes consignaron que el hombre habría accedido a su extradición a la Argentina, lo que aceleraría el trámite.

Es que, según marca el protocolo, el detenido puede oponerse a su extradición y, en esas circunstancias, se abriría un nuevo proceso legal hasta que se determine la validez del procedimiento.

Por su parte, su hermana, Noemí Fariña (60), continúa en condición de prófuga y con otro pedido de captura internacional en su contra, agregaron voceros del caso.

En agosto, la mujer presentó un pedido de eximición de prisión ante el Juzgado de Instrucción Tres de Puerto Iguazú, pero el juez Brítez denegó el planteo. 

Los implicados eran propietarios de financieras, casas de cambio y locales similares en Iguazú, algunas de ellas de nombre Fininver y Carfar.

De acuerdo a lo consignado por fuentes consultadas, la trama se destapó cuando seis personas de Iguazú radicaron las primeras denuncias contra los hermanos Fariña y luego se sumaron al menos ocho brasileños que también aseguraron haber sido damnificados de la misma manera. Se estima que cada uno de ellos refiere pérdidas de 100.000 dólares.

Según explicaron en ese momento, la operación consistía en conseguir inversionistas que ingresen montos de dinero que supuestamente eran re-direccionados a empresas y proyectos inmobiliarios en otros países, tras lo cual los participantes del mecanismo recibirían retornos con intereses.

Aparentemente, el mecanismo funcionó durante un tiempo, pero tras la pandemia todo se complicó. Los retornos comenzaron a interrumpirse y cuando los damnificados pidieron explicaciones los hermanos Fariña desaparecieron.

Tras las denuncias, el juez Brites ordenó allanamientos en los locales involucrados y libró los pedidos de captura. Los hermanos implicados exponían sus vidas en las redes sociales con viajes al exterior, principalmente a Brasil y Estados Unidos, por lo que en ningún momento se descartó que estuviesen en el exterior.

Hasta mediados de agosto se habían recibido seis denuncias en Argentina, pero se estimaba que los damnificados podrían ser más de cien y que la cifra total de la estafa alcanzaría los 7 millones de dólares. Entre los denunciantes hay empresarios hoteleros, gastronómicos, comerciantes y profesionales de diversas ramas.

“Ellos operaban como cualquier banco. Uno depositaba dinero, teníamos una carpeta personal que podíamos cobrar dos personas habilitadas. Mensualmente uno podía retirar los intereses, agregar o sacar. Así durante años, en un local conocido por todos. Nunca nos imaginamos llegar a esta situación. Vino la pandemia, que a todos nos trajo problemas, pero nunca tuvimos de parte de los directivos, los hermanos Fariña, una respuesta”, señaló en ese entonces el médico Diego Vanzini, uno de los damnificados, al canal CVI Noticias de Iguazú.

Fuente: L.V.M.

#Estafa

#PedidoDeCaptura

#Policiales