MUY INTERESANTE “CICATRICES” LIBRO DE CUENTOS Y RELATOS SOBRE MISIONES

MUY INTERESANTE “CICATRICES” LIBRO DE CUENTOS Y RELATOS SOBRE MISIONES

#Cicatrices

Es un libro escrito por, ORLANDO JAVER CHAMORRO, su primer libro, tiene 53 años y nació en San Ignacio, vive en Iguazú hace 30 años y trabaja en el Aeropuerto en la PSA.

“CICATRICES” se trata de una colección de relatos, que a través de lo ficcional nos lleva a enfocar la mirada en personajes con los que quizás nos cruzamos cotidianamente sin siquiera imaginar lo que tendrán para contarnos. Desde la niña que se encuentra al costado de la ruta vendiendo manualidades hasta el empresario que viene desde lejos a cazar amparado en las sombras de la ilegalidad; formas de vida muy distintas, cada uno con sus propias experiencias ambientadas en el diverso suelo misionero (Argumento del libro)

Orlando Javier Chamorro

En exclusiva a Iguazú Ahora el escritor comentó “La decisión de publicar el libro lo tomé por consejo de mi familia,  esposa e hijos, sin cuyo apoyo no lo hubiera echo. Actualmente terminé un cuento  que formará parte de otra publicación, paralelamente estoy escribiendo una novela policial ambientada aquí,  en la triple frontera”

Continuo “Lo que me llevó a escribir este libro es sobre todo para crear más conciencia sobre el cuidado del medio ambiente y los niños explotados para comerciar, Ademas, una mirada a los misterios del monte y la fuerza del ser humano por sobrevivir en condiciones extremas ” Finalizó.

Les dejamos aquí un fragmento del libro cuya inspiración es en Iguazú.

CICATRICES

El yaguareté se detuvo un instante para olfatear la saliva oscura entre las hojas. Una horrible cicatriz le recorría desde el cuello hasta una de sus orejas. Esta se destacaba, por ser larga, fina y solitaria, de otras que eran el resultado de luchas por territorio. El olor del tabaco escupido esa tarde lo puso nervioso. Emitió un corto ronquido mientras fruncía las húmedas fosas nasales y lanzaba un chorro de orina sobre los gajos. Siguió caminando agazapado sin emitir ningún ruido, a pesar de sus casi doscientos kilos. Olfateaba, cada tanto, las moléculas depositadas por el hombre en el piso del monte. Tenía hambre. Su última caza fue hace más de veinte días en donde mató un pecarí pequeño, lo que no resultó suficiente para un animal de su talla. La enorme reserva natural donde habitaba escaseaba en presas que pudieran satisfacer su voraz apetito. Un ladrido cortó el silencio y lo puso en alerta. Conocía el sonido y siempre rehuía a los perros. Había aprendido a relacionarlos con el hombre. Otro ladrido lastimero y su instinto lo invitaba a alejarse, pero el hambre le atenazaba el estómago. Levantó la cabeza y la suave brisa le trajo el inconfundible olor a sangre. Caía la tarde de primavera; aun así la envolvente humedad y el calor de la selva saturaban el aire.

Para terminar de leer el libro, lo pueden adquirir en la librería TAOS de Iguazú.

#LatierraROJA

#Tienesuencanto

#CuentosyRelatos

Acerca el Autor

Notas Relacionadas